4 de mayo de 2018

Reunidos en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, el 4 de mayo de 2018, los becarios abajo firmantes expresamos:



Descargar la declaración PDF

 

Con motivo del IV Encuentro de becarios y becarias CLACSO-CONACYT, estudiantes latinoamericanos de posgrados de excelencia en universidades y centros de investigación mexicanos, queremos destacar desde una perspectiva crítica que es inherente al trabajo que desarrollamos como científicos y científicas sociales, algunas reflexiones y propuestas generales que fomenten y faciliten el conocimiento de los problemas que aquejan a la sociedad civil y los pueblos del continente, permitiendo fortalecer la defensa de los amplios y diversos movimientos sociales que exigen más derechos y promueven la justicia social en Latinoamérica.

Manifestamos nuestro compromiso con la construcción de procesos sociales y políticos que luchan y resisten la profundización del capitalismo neoliberal en nuestro continente. En este sentido, como estudiantes latinoamericanos de posgrado en Ciencias Sociales, rechazamos enérgicamente la desestabilización política y económica que se ha venido desarrollando en nuestra región a manos de los grandes capitales y organizaciones económicas internacionales, las cuales en unión a las oligarquías nacionales identificadas ideológicamente con un conservadurismo extremista, han intentado limitar significativos procesos de transformación social que con fuerza y energía se venían desarrollando con apoyo popular desde hace algunas décadas.

Consideramos imprescindible que, frente a las agresiones foráneas e internas de corte reaccionario cometidas en contra de los procesos que cada pueblo latinoamericano ha decidido, levantemos la voz como sujetos sociales comprometidos, denunciando el golpe de estado en contra de la presidenta de Brasil Dilma Rousseff, el encarcelamiento y la persecución política a líderes progresistas como Lula Da Silva y la ex presidenta Cristina Fernández, o frente al bloqueo externo y acaparamiento interno en contra de la economía venezolana, tal como lo ha venido sufriendo el pueblo cubano desde hace décadas por parte de sucesivos gobiernos de EEUU. Alertamos también sobre las ambigüedades en cuanto a la profundización de derechos para las grandes mayorías en Perú y Ecuador. Asimismo, manifestamos nuestra abierta preocupación sobre los procesos de derechización en algunos países como Argentina y Chile, donde se comienzan a destruir sistemáticamente los avances alcanzados en materia de previsiones, políticas de género, educación y salud. Paralelamente, en ambos países se mantiene un escenario de criminalización hacia el pueblo – nación mapuche por exigir sus derechos como pueblos indígenas, deficiencias y negaciones históricas que se repiten en muchos de los territorios indígenas en Latinoamérica. Poner nuestra mirada ahí, significa cuidar los avances y defender lo alcanzado, proponiendo nuevos rumbos por los cuales seguir la senda que se ha venido trazando desde las grandes mayorías y sus anhelos de cambio.

De la misma forma, somos conscientes de los feminicidios, miles de muertos y desaparecidos que ha dejado el actual contexto de violencia en México, en Colombia y en las naciones centroamericanas,  no  obstante,  también creemos firmemente  en  que  la  solidaridad  y  la convicción de estos pueblos abrirán horizontes de un mejor futuro en donde convivan hombres y mujeres libres de toda opresión y dominación.

Compartimos nuestra preocupación por la desestabilización que la derecha colombiana ha articulado sobre el proceso de paz en aquel país y solidarizamos con las profundas demandas por justicia y tierra que el pueblo colombiano ha seguido impulsando. Pedimos paz y diálogo para resolver los conflictos en Nicaragua. Exigimos verdad y justicia para los asesinatos de Marielle Franco en Brasil, de Berta Cáceres en Honduras y de Santiago Maldonado en Argentina, así como por los miles de militantes sociales que pagaron con sus vidas sus luchas. Indistintamente, manifestamos nuestro apoyo al campesinado paraguayo frente al contexto de criminalización al que han sido sometidos por su histórica y digna lucha por el territorio. Al igual que nuestros predecesores, hoy seguimos sosteniendo que la tierra es para quien la trabaje y no para quien la despoje. Estas demandas, justo es decirlo, son apenas una muestra de las que podemos dar cuenta en Nuestra América.

Tomar posición como investigadores acerca de la política latinoamericana, significa revalorar la labor transformadora, progresista y necesaria de quienes se forman y trabajan en disciplinas de las Ciencias Sociales. Así, queremos demostrar nuestra confianza y anhelo en que durante los tiempos electorales cruciales que se avecinan en Latinoamérica, se fortalezcan caminos alternativos al sistema neoliberal que den frente a la rudeza social con que el capitalismo, y la clase que lo sustenta, golpea a millones de marginados por la explotación en todo el continente, entre ellos sectores históricamente agredidos como los pueblos indígenas, afrodescendientes, la comunidad LGTBI, entre otros. Por esto, consideramos fundamental apoyar democráticamente a los movimientos, líderes y candidatos que sostengan una salida definitiva a las constantes y cada vez más profundas crisis que nos impone el sistema capitalista neoliberal.

Por último, agradecemos profundamente a la Patria Grande que nos acoge y nos brinda la posibilidad de formarnos y así seguir acrecentando las esperanzas de construir una sociedad latinoamericana más justa. Quienes suscribimos a este texto, creemos firmemente en el innegable aporte y el inmenso ejemplo que constituye la educación laica, pública y de calidad –tal como se expresa aquí en México– para las esperanzas de las mujeres y hombres de Latinoamérica que expresan la intención aún fundamental de comprender a la sociedad y sus problemas.

No nos queda más que compartir el asombro y agradecimiento del poeta Neruda, quien dijo: “México, con su nopal y su serpiente; México florido y espinudo, seco y huracanado, violento de dibujo y de color, violento de erupción y creación, me cubrió con su sortilegio y su luz sorpresiva”.

 

  •  Harold González, Universidad Autónoma de Querétaro.
  •  Juan Ramírez López, Universidad Iberoamericana.
  •  Alberto Cuevas Martínez, Universidad Nacional Autónoma de México.
  •  Constanza Estepa, Maestría en Derechos Humanos, Universidad Autónoma de San LuisPotosí.
  •  Maico Pitalua Fruto, Universidad Autónoma de Zacatecas.
  •  Orfilia Damiano Obando, Universidad Autónoma de Querétaro.
  •  Ángela González Vallejo, Doctorado en Ciencias Políticas y Sociales, Universidad NacionalAutónoma de México.
  •  Guillermo Palacin Bossa, Universidad Autónoma de Sinaloa.
  •  Tania Vaquera Escobedo, Doctorado en Historia, Universidad Autónoma de Zacatecas.
  •  Arley Enrique Morrell, Doctorado en Ciencias Sociales, Universidad de Guadalajara.
  •  Yuriana Hernández del Muro, Doctorado en Historia, Universidad Autónoma de Zacatecas.
  • Rosaura Rojas Monedero, Doctorado en Métodos Alternos de Solución de Conflictos, Universidad Autónoma de Nuevo León.
  •  Mildre Hernández Ramírez, Maestría en Justicia Constitucional, Universidad de Guanajuato.
  •  María Rubiela Rodríguez, Maestría en Estudios de Población, Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.
  •  David Castro Rivera, Universidad Autónoma de Sinaloa.
  •  Marcelo Maisonnave, Maestría en Derechos Humanos, Universidad Autónoma de San LuisPotosí.
  •  Claudio Palma Mancilla, Doctorado en Ciencias Sociales, Centro de Investigaciones y EstudiosSuperiores en Antropología Social, CIESAS Occidente.
  •  Edgars Martínez Navarrete, Doctorado en Antropología, Centro de Investigaciones y EstudiosSuperiores en Antropología Social, CIESAS DF.
  •  Mirian Portelli Britez, Universidad de Quintana Roo.
  •  Ana Rojas Viñales, Universidad Autónoma de Zacatecas.
  •  Valeria Olivares Olivares, Doctorado en Historia, Universidad de Guadalajara.
  •  Ernest Núñez Betancourt, Doctorado en Ciencias en Economía Agrícola, UniversidadAutónoma Chapingo.
  •  Thania Ramos Zúniga, Doctorado en Ciencias para el Desarrollo, la Sustentabilidad y elTurismo, Universidad de Guadalajara.
  •  Aghata Goularte Patrício, Maestría en Derechos Humanos, Universidad Autónoma de SanLuis Potosí.
  •  Irene Pascual Kuziurina, Maestría en Filosofía, Universidad de Guanajuato.
  •  Katia Gorostiaga Guggiari, Doctorado en Investigación en Ciencias Sociales, FacultadLatinoamericana de Ciencias Sociales.
  • Ma. Angela Ricaurte Angulo, Maestría en Administración Integral del Ambiente, El Colegio de la Frontera Norte.
  •  John Macías-Prada, Doctorado en Estudios Organizacionales, Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa.
  •  Yalily Ramos Delgado, Maestría en Estudios Socioculturales, Universidad Autónoma de BajaCalifornia.
  •  Malely Linares Sánchez, Posgrado en Estudios Latinoamericanos, Universidad NacionalAutónoma de México.
  • Raúl Betancourth, Maestría en Ciencia en Recursos Naturales y Desarrollo Rural, El Colegio de la Frontera Sur.
  •  Rodrigo Véliz Estrada, Doctorado en Historia, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.
  •  Cindy Quintero Corredor, Maestría en Ciencias en Desarrollo Rural Regional, UniversidadAutónoma Chapingo.
  •  Rodrigo Llanos Flores, Doctorado en Ciencias Políticas y Sociales, Universidad NacionalAutónoma de México.
  •  Brian Smith Hudson, Maestría en Estudios de Arte, Universidad iberoamericana.
  •  Yenny Belalcázar Vásquez, Maestría con Acentuación en Estudios de Género, UniversidadAutónoma de Sinaloa.
  •  Reylbeck Mercado Vacca, Doctorado en Ciencias en Agricultura Multifuncional para el Desarrollo Sostenible, Universidad Autónoma Chapingo.
  •  Carlos Laverde Rodriguez, Doctorado en Ciencia Social con especialidad en Sociología, El Colegio de México.
  •  Carlos Hernández, Doctorado en Ciencias Sociales y Humanísticas, Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica.
  •  José Capera Figueroa, Instituto de Investigaciones Dr. José Maria Luis Mora.
  •  Mauricio Ceroni y soy estudiante de Doctorado en Geografía, Universidad Nacional Autónoma de México.
  • Mayra Cerquera Cárdenas, Maestría en Ciencias Políticas, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.
  •  Ana Gutiérrez Monsalve, Maestría en Ciencias en Desarrollo Local, Universidad Michoacana San Nicolás de Hidalgo.
  • Júlia Conterno Rodrigues, maestra en Comunicación y Política por la UAM-X en el programa de becarios CLACSO-CONACYT en diciembre de 2016.
  •  Lissette Aldama Anguita, Doctorado en Ciencias Sociales y Políticas, Universidad Iberoamericana.
  •  Carlos Suárez, Doctorado en Ciencias Sociales, Universidad de Guadalajara.
  •  Gimena Bertoni, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.
  •  Gilberto Alas Sola, Doctorado en Ciencias Sociales, San Luis  Potosí.
  •  Carlos Manuel Gámez Ramírez, Maestría en Estudios de Arte, Universidad iberoamericana.
  •  Zaira Lainez, Posgrado en Estudios Políticos y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México.
  •  Luisina Gareis, Maestría en Antropología Social, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, CIESAS DF. Ex becaria CLACSO-CONACYT.
  • Braulio Soto Cáceres, Maestría en Estudios Transdisciplinarios para la Sostenibilidad, Universidad Veracruzana.
  •  Clara Arroyave Arango, Maestría en Antropología Social, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, CIESAS- Sureste.
  •  Ernan Sarmiento Vento, Doctorado en Estudios del Desarrollo, Universidad Autónoma de Zacatecas.
  • Ernesto Silva Escobar, Maestría en Historia y Etnohistoria, Escuela Nacional de Antropología e Historia.
  • Sofía Lanchimba, Doctorado en Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México.
  • Jorge Ramirez, Doctorado en Ciencias Sociales, Universidad Autónoma de Nayarit.
  • David Soasti Bareta, Doctorado en Estudios Humanísticos, Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. 
  • Soy Katherine Gaitan, Maestría en Ciencias en Desarrollo Rural Regional, Universidad Autónoma Chapingo.
  • Laura Paniagua Arguedas, Doctorado en Urbanismo, Universidad Nacional Autónoma de México.
  • Carolina da Cunha Rocha, Doctorado en Historia, El Colegio de México.
  • Vianca Latorre Villacís, Maestría en Políticas Publicas, Universidad Autónoma Metropolitana - Unidad Xochimilco.
  • Verónica González Correa, Maestría en Antropología Social, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, CIESAS – Sureste. 
  • Johann Reyes Bejarano, Maestría en Ciencias Ambientales, Universidad Autónoma de San Luis Potosí.
  • Edwin Mendoza Vargas, Doctorado en Geografía, Universidad Nacional Autónoma de México.
  • Rider Hernández Márquez, Doctorado en Geografía, Universidad Nacional Autónoma de México.
  • Carla Espósit Guevara, Maestria en Antropología Socio Cultural, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.
  • Karen López Rico, Doctorado en Ciencias del Lenguaje, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.